sábado, 4 de julio de 2009

S-Bahn Party II

Así como pasa el tiempo y me acerco al final de mi periodo erasmus oficial, nace en mi el miedo, como el del soldado que vuelve de la guerra, que debe unirse de nuevo a la vida civil. Y de esta forma, mientras se cierra esta etapa, al igual que en las series de televisión, los extremos se unen formando un círculo que une el presente con el pasado, recogiendo todo lo acontecido durante este tiempo.

A lo que voy es, que después de 9 meses aquí, ya empiezo a reconocer a la gente de las fiestas. Y más que nada porque ayer estuve en la mejor y mas recojonuda fiesta de S-bahn party de todos los tiempos.

S Bahn Party II

Ya conté que era eso de las S-bahn party. Algún privilegiado hasta pudo vivir una. Yo ya voy por la tercera, pero es que esta se lleva la palma. En principio solo era una nota llamando a la gente a unirse a la fiesta, pero se han ido sofisticando y ahora ya es casi una organización real. Y con organización real me refiero a que había temática (fiesta hawaiana) y un organizador (un colgado que iba tirando de unos bafles con una batería de coche.

Esta vez la voy a contar entera.

S Bahn Party II

Hora de comienzo: 22:00 en la estación de Rathaus Schöneberg, parada de la U4, una linea que tan solo tiene 5 estaciones y trenes de un único vagón. No llama la atención y apenas la usa nadie: no hay peligro de ver a la poli. Llegamos justísimos de tiempo (los alemanes son puntuales hasta para las fiestas ilegales), y de ahí a correr. Más de 200 personas cantando y gritando, bebiendo y fumando en un pequeño vagón que se tambaleaba de un lado a otro. Indescriptible.

Llegamos al final de línea: Nollendorf platz. De ahí cambiamos a la U2, dirección Rhuleben. Nos bajamos en Ernst-Reuter-Platz ¿por qué? Porque necesitamos agua, mucha agua ¡es una fiesta hawaiana! Así que todos a la calle, a meternos de cabeza en la fuente. Todo el mundo empezó a quitarse la ropa (la mayoría llevaban bañador) y a la fuente.

S Bahn Party II

Al cabo de un rato aparece el primer policía. Medio descojonado y flipando con el espectáculo, pidió refuerzos al ver la que estábamos armando. El colgado de los altavoces toca retirada, ¡de vuelta a los trenes!

Siguiente parada: Zoologischer Garten: centro pijo de Berlín. Salimos lo justo para ver a la policía que ya nos estaba esperando ¡pero no pasa nada! De esta estación salen docenas de lineas, así que rápidamente el colgado de los altavoces hace una rápida maniobra que nos lleva directos a la S-bahn. Próxima parada: Alexanderplatz, al refugio de Berlín este.

S Bahn Party II

Y joer la que armamos en Berlín este. Ya al amparo de los rascacielos de la plaza de Alejandro, volvimos a liarla parda con el agüita de la fuente y las cervezas que llevábamos en el cuerpo. Creo que aguantamos otra hora más hasta que tocó otra vez retirarnos cuando la poli nos volvió a encontrar. Si queríamos continuar la fiesta teníamos que huir, y bien lejos.

Alt-Tempelhof, la parada al sur del aeropuerto de Tempelhof, a tomar pol'culo de todo. Al colgado de los altavoces se le fue la mano. Nos metimos en un parque, perdido de la mano de diox, lleno de lagos y sin una puta luz, a continuar la fiesta. No había forma de que nos encontraran... o eso pensábamos. ¡Volvió la policía una vez más! Increíblemente los vimos mas de 5 veces en toda la noche, y siempre nos encontraban. Ya eran más de las 3 de la madrugada. Ya valía por esa noche.

En fin, menuda pasada de fiesta. La gente bebía sin parar, cantaban sin parar, gritaban sin parar. Estaba montado de puta madre, y con el calorcito, lo de meterse por las fuentes del camino ya es la guinda.

Volviendo a la paranoia de la introducción: es escalofriante que, siendo esto una fiesta mas o menos aleatoria, ya empieces a reconocer las caras de la gente que siempre están en estas movidas, principalmente los españoles e italianos.

S Bahn Party II

Ya solo queda preguntarse ¿cuando será la próxima?

2 comentarios:

conxa dijo...

increible!!! que pasada!!!

Jota dijo...

ya me preguntaba yo porque hacía tanto tiempo que no actualizabas jejeje