jueves, 4 de marzo de 2010

Me hago (mas) viejo

Es la segunda vez que celebro mi cumpleaños en Berlín, y para empezar a crear tradición, volví a invitar a mis amigos a paella.

Lo cierto es que nunca falla. Si dices que vas a hacer una paella la gente se queda encantada, a pesar de que no se haga en una paellera, sólo lleve alitas y muslos de pollo o se te queme un poco.

Pero la comida fue lo secundario. Nos juntamos la panda italo-mexicano-portuguesa-española en mi casa y pasamos un buen rato, olvidando lo lejos que estamos de casa, y compartiendo siempre las cosas que nos la recuerdan.

Aquí unas fotos. Lo pase muy bien chavales. Mención especial a Laura que nos preparó una estupenda tarta de chocolate. ¡A todos gracias!



La panda


Brindis tuti-fruti


La tarta


Vittorio


Marco


Maria, el nuevo fichaje


Postre y cigarro


Papel de cocina, imprescindible en cualquier fiesta


Elena y Carla


Iria y Antonio


Sólo los que estuvieron aquí entenderán esta foto.

1 comentario:

Alex Flé dijo...

¡Mañana me toca a mí! Cada día que pasa te arranca un pedazo de vida... ¿o acaso te lo regala? Depende de tu forma de imaginar el mundo.

Muchas flelicidades otra vez, también de parte de Marta, que la tengo aquí a mi lado y te manda un beso muy fuerte.

Se nota que te lo sigues pasando muy bien con tu gente latina por la Germania.

¿Qué hay del curro? Ya me contarás si hay noticias frescasssshhhh...

¡Un fuerte abrazo!